Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | Se requiere fortalecer el vínculo ciencia – Universidad – sector agroalimentario
18836
post-template-default,single,single-post,postid-18836,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Se requiere fortalecer el vínculo ciencia – Universidad – sector agroalimentario

Juvenal Arveláez, secretario ejecutivo de Cavidea,  en una mesa redonda organizada por Acfiman expresó que ese gremio  trabaja con las universidades públicas.

En una reciente mesa redonda organizada por la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman), las opiniones coincidieron sobre la necesidad que tiene el país de que se fortalezca el vínculo ciencia – Universidad – sector productivo agroalimentario para adaptarse a los nuevos paradigmas tecnoeconómicos que son tendencia en el mundo.

Juvenal Arveláez, secretario ejecutivo de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), afirmó que el gremio que representa es el único que está trabajando actualmente en esa dirección con las universidades públicas.

A pesar de la precariedad de estas instituciones, con un presupuesto mermado, hay una oportunidad importante de acercamiento entre las universidades y el sector secundario de la producción que requiere conocimientos científicos y profesionales.

Así, se ha avanzado con la UCV, USB, LUZ, Ucla, Ivic y Cendes desde hace más de dos años, aunque con la limitación de la pandemia en el medio, en la discusión de lo que debería ser un sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación.

Ya se ha hecho un trabajo importante en el diagnóstico por área de conocimiento: ambiente, infraestructura, servicios, agricultura, agroindustria, ciencias de los materiales, química, petróleo y gas, entre otros. “Este es un insumo que servirá para una adecuada formación e implementación de lo que debería ser la oferta de profesionales en la cuarta revolución industrial o como me gusta llamarla, la revolución digital”.

A juicio de Arveláez, se están dando profundas transformaciones tecnoeconómicas que motivan a buscar soluciones que pasan por cambios de paradigmas, “para adecuarse a lo que está pasando en el mundo, y así evitar que el país se quede rezagado”.

Algunas muestras de recuperación

En medio de las adversidades, tales como las dificultades de financiamiento, problemas para tener acceso a materias primas y la inseguridad, existen empresas del sector agroalimentario que han podido aumentar sus volúmenes de producción.

La capacidad operacional, que no es igual a la de otros sectores más golpeados por la crisis, está llegando a 60%, una recuperación notable tomando en cuenta que estuvo en 10%, citó Arveláez.

Dos sectores han estado haciendo inversiones “tímidas” para adecuarse a la nueva realidad: el sector salud, incorporando tecnología de Inteligencia Artificial; el sector alimentos, con algunas inversiones dirigidas a minimizar costos y subir la productividad; y el sector productivo animal, en especial el avícola que ha incorporado la genética y la producción de alimento balanceado para las ponedoras y pollos de engorde.