Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | María Rodríguez, con las plantas a tiempo completo
18250
post-template-default,single,single-post,postid-18250,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

María Rodríguez, con las plantas a tiempo completo

María Rodríguez, con las plantas a tiempo completo

Una investigadora en el área de productos naturales, que hurga los espacios mas recónditos de las plantas para encontrarles un futuro quizás sanador mientras disfruta de la jardinería como pasatiempo, es la nueva recipiendaria del reconocimiento más antiguo de los que otorga la Acfiman: el premio Juan Alberto Olivares, que reconoce la excelencia, constancia y los aportes a la ciencia.

 

Se trata de María del Carmen Rodríguez, licenciada y doctora en Química de la UCV, con post doctorado en Universidad de Northwestern, Chicago, Illinois. Profesora titular de la Escuela de Química, se ha destacado en su trabajo de formación de nuevas generaciones, tanto en el aspecto docente como de investigación. “Su sólida formación y su incansable dedicación a la vida académica le ha procurado una constante actividad asociada a sus líneas de investigación al ser candidato sin discusión, como jurado en numerosas tesis de pregrado, maestría, doctorado, trabajos de ascensos, asesorías académicas evaluaciones de proyectos, árbitro de publicaciones y, por supuesto, autora de muchos artículos científicos, seminarios y conferencias, todo ello en paralelo a su sostenido trabajo docente”, dijo la académica Deanna Marcano en la presentación de la galardonada durante el acto de entrega del premio que se realizó el 4 de agosto vía zoom.

Marcano, autoridad en la materia en la que trabaja Rodríguez, pues fundó en los años 60 el grupo de Productos Naturales de la Escuela de Química de la UCV que hoy coordina la premiada, dio detalles de algunos trabajos de investigación que han llevado al reconcimiento científico de Rodríguez.

“Desde sus pininos, en su tesis de pregrado ha mostrado gran inclinación al estudio fitoquímico de plantas del Amazonas y el interés ha continuado en su tesis doctoral y en el desarrollo de líneas de investigación, dirigidas a la asociación estructura de los metabolitos secundarios aislados de plantas y la actividad biológica asociada a ellos”.

 

“Por  mencionar solo un ejemplo, su trabajo titulado Biological screening of plants of the Venezuela Amazon consistió en la identificación de moléculas aisladas de especies amazónicas, que pertenecen a diferentes grupos químicos tales como alcaloides, polifenoles, acetogeninas, saponinas, con el interés enfocado a potenciales actividades como la antidiabética y la antitumoral. Parte de estos estudios los dirigió a más de 20 especies del Género Guatteria, con el aislamiento de más de 30 alcaloides de la familia de fenetilaminas” .

 

“Con estas moléculas emprendió modificaciones químicas estructurales de alcaloides berberínicos, punto de partida para relacionar la actividad biológica con la estructura de una serie de análogos a la berberina que han servido de base para explicar la actividad antitumoral que se asocia en principio, a la presencia de ciertos grupos funcionales en moléculas estructuralmente relacionadas. En esta línea, en su publicación The properties of Isoquinoline Alkaloids Using Transient Thermal Lens Spectroscopy, se extiende hacia la observada actividad antifototóxica y postula una relación con otras actividades biológicas mostradas por estos alcaloides”.

 

A la par de su trabajo de investigación y de formación de profesionales, María Rodríguez se ha destacado por su alto sentido de responsabilidad para con su alma mater, sus estudiantes y el país, especialmente cuando, hace cuatro años, ante el cierre de los laboratorios de la Escuela de Química debido a la pésima infraestructura, lo que afectó a unos 600 estudiantes, la profesora creó y coordinó una campaña de recolección de fondos, Nuestra escuela de uno en uno, con la cual, uno en uno, profesores, estudiantes, empleados, egresados, amigos y empresas aliadas a la universidad aportaron fondos y con ello lograron la dotación de los 11 laboratorios del pensum actual, dando facilidades a los trabajos prácticos de estudiantes de las licenciaturas de Química, Biología y Física.