Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | La Acfiman alerta sobre el posible desalojo de la biblioteca Jesús Muñoz Tebar
18842
post-template-default,single,single-post,postid-18842,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La Acfiman alerta sobre el posible desalojo de la biblioteca Jesús Muñoz Tebar

Funcionarios de Corpocapital habrían bloqueado el acceso al espacio que ocupa la biblioteca en el Edificio Sur de las Torres del Centro Simón Bolívar

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) mostró preocupación e hizo un llamado de atención sobre el bloqueo al acceso y el posible desalojo de su Biblioteca Jesús Muñoz Tébar, ubicada en el nivel Avenida, local 5, Edificio Sur de las Torres del Centro Simón Bolívar. De acuerdo a vecinos del lugar, esta acción fue realizada por funcionarios de Corpocapital, sin que haya habido una previa comunicación oficial al respecto.

En una misiva dirigida al ingeniero Nahum Fernández, jefe de Gobierno del Distrito Capital, con copia al ingeniero Richard Betancourt, presidente de Corpocapital, a la doctora Yelitze Santaella, ministra del Poder Popular para la Educación y al ingeniero Josué Alejandro Lorca,  ministro del Poder Popular para el Ecosocialismo, la Acfiman explica que la biblioteca alberga, entre sus obras, la colección completa de la Revista del Ministerio Obras Públicas, así como el Boletín de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales y las ediciones y coediciones publicadas bajo el sello editorial de la Academia. A la fecha, también conserva parte de la colección del Cojo Ilustrado, reconocida publicación cultural venezolana de finales del siglo XIX.

El espacio que ocupa la biblioteca fue facilitado a la Acfiman en 1979, mediante un convenio entre el Ejecutivo, a través de los ministerios del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, Transporte y Comunicaciones y Desarrollo Urbano, y la Academia y reactivado en 1994, entre el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables y la Academia, tal y como consta en los documentos oficiales remitidos junto a la comunicación.

La Academia expresa que está en riesgo la salvaguardia de las colecciones y, por ende, parte importante de la historia de la ciencia y tecnología nacional. “Un eventual desalojo causaría la inaccesibilidad a una parte importante de nuestro acervo bibliográfico e histórico”.