Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | Fundación Tierra Viva recibió el Premio Luis y Juli Carbonell
19248
post-template-default,single,single-post,postid-19248,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Fundación Tierra Viva recibió el Premio Luis y Juli Carbonell

Ana Méndez recibe el premio Carbonell de manos del presidente de la Acfiman, Ismardo Bonalde

La Fundación Tierra Viva, organización no gubernamental con 28 años de trayectoria ininterrumpida, recibió el Premio Luis y Juli Carbonell en sesión de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, la primera que se realiza de forma presencial en el Palacio de las Academias tras la virtualidad obligada por la pandemia. 

El presidente de la Acfiman, Ismardo Bonalde, destacó que se honra la memoria de Luis y Juli Carbonell, quienes dedicaron tiempo y esfuerzo en pro de la biodiversidad biológica en el país, al premiar a la Fundación Tierra Viva, organización que se ha mantenido firme por casi tres décadas en la conservación de la naturaleza, incentivando y ejecutando programas de desarrollo sostenible dirigidos a encontrar soluciones que lleven al mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones.

Recordó que la Academia creó el premio en 2018 junto a la familia Carbonell Salas, y a partir del fallecimiento de Julieta Salas de Carbonell se cambió el nombre del galardón y se acordó su conferimiento anual.

En nombre de los Carbonell Salas, Mariela Salas ratificó el compromiso de la familia en estimular el premio que en 2022 exalta y hace justicia a la labor de la Fundación Tierra Viva.

Antes de entregar el premio, la académica Alicia Villamizar leyó el veredicto del jurado, integrado además por los investigadores Ernesto González Rivas y Omar Hernández, en el que destaca la labor de la Fundación Tierra Viva en la promoción y ejecución de proyectos, actividades educativas, divulgativas y de infraestructura, con el objetivo de promover el conocimiento y la conservación de la diversidad biológica de Venezuela.

Compromiso con el desarrollo sustentable

Ana Méndez, presidenta de la Fundación Tierra Viva, recibió el premio en nombre de todos los actores de la organización y dedicó palabras de reconocimiento a la trayectoria de Luis y Juli Carbonell, “su interés por el ambiente, su compromiso y amor por Venezuela y la diversidad de sus ecosistemas”.

“Agradecemos a la Academia el haber reconocido a Fundación Tierra Viva por la labor ininterrumpida de 28 años, en los temas que nos identifican con los intereses de los esposos Carbonell – Salas y este Premio, como son, el ambiente, el desarrollo sustentable y la conservación de la diversidad biológica de Venezuela”. 

En sus palabras, recordó el origen británico venezolano de la Fundación Tierra Viva, a comienzos de los años 90, a través de la ONG Living Earth Foundation y Roger Hammond, el embajador de Gran Bretaña en Venezuela Giles Fitzherbert y Kerdel Vegas, embajador de Venezuela en Gran Bretaña, con quienes se hicieron las alianzas y proyectos para que naciera la Fundación.

Resaltó que los logros de la Fundación Tierra Viva se concentran en cinco áreas en las que se trabaja de manera integrada y con una metodología propia como estrategia pedagógica que genera condiciones para la sustentabilidad de las acciones y sus resultados.

Estas cinco áreas son los cambios en el entorno, que impulsan el avance de las acciones; el desarrollo humano, con programas de capacitación y proyectos que redundan en confianza, motivación y conocimiento en actores clave; desarrollo comunitario, que fortalece a los grupos existentes y promociona la cultura de colaboración y resolución de conflictos; fortalecimiento institucional, mediante el cual se crean alianzas y redes; y el manejo sustentable de las acciones socioambientales que genera cambio en valores y actitudes que se requieren para manejar un enfoque multidimensional de la realidad.

“Dieron mucho al país”

El académico Claudio Bifano, en una semblanza de Luis y Juli Carbonell, destacó al primero como a un “hombre de ciencia” que “emprendía retos y asumía compromisos con sencillez”. “Su norma era hacer el trabajo con desprendimiento, sin hacer cálculos de los beneficios personales que pudiera obtener”. 

Por su parte, Juli puso de manifiesto su avidez de conocimiento e inteligencia a través de la escritura y la historia. “Fue su tercer libro, Vívido sur,  la verdadera demostración del embrujo que le causaba la selva tropical”, mientras que el libro que más relaciona a Luis, destacó Bifano, es El misterio de las fuentes, en el que narra la travesía del joven médico, amante de la naturaleza, en la expedición franco-venezolana que determinó con precisión las fuentes del río Orinico.

“Ambos dieron mucho al país y a la Academia que le rinde homenaje a través del premio que lleva sus nombres”.

Esfuerzo en el área ambiental

Ismardo Bonalde, presidente de la Acfiman, resumió el trabajo de la Academia en el área ambiental, en la que comisiones de asesoría técnica, junto con investigadores y expertos, han realizado estudios que son la base para asesorar a entes públicos y privados en la materia.

Desde 2014, destacó, en el área de cambio climático se han realizado congresos, reuniones y reportes que con argumentos técnicos y científicos han resultado en cuatro libros y dos resúmenes, editados en 2018 y 2022, que están a disposición del gobierno y sus entes.

Asimismo, el área de derrames de hidrocarburos que afectan a los ecosistemas, las reuniones y cooperaciones técnicas promovidas por la Acfiman han dado como resultado el documento Efecto de los derrames de hidrocarburos en el ambiente: recomendaciones para su mitigación.

Finalmente, Bonalde hizo un llamado al gobierno para frenar el deterioro masivo del Arco minero, “no demos razones a la historia para que nos juzgue negativamente ni a la naturaleza para que nos castigue”.