Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | Es tiempo de mostrar que hay héroes civiles que han contribuido a la construcción del país
18733
post-template-default,single,single-post,postid-18733,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Es tiempo de mostrar que hay héroes civiles que han contribuido a la construcción del país

Es tiempo de mostrar que hay héroes civiles que han contribuido a la construcción del país

Claudio Bifano habló de su nuevo libro Apuntes para un estudio sobre la Evolución de la química en Venezuela disponible www.acfiman.org

Claudio Bifano, académico que ocupa el sillón IV de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, químico de profesión, investigador y profesor de vocación, habló de su nuevo libro Apuntes para un estudio sobre la Evolución de la química en Venezuela, disponible en acceso abierto a través de la web www.acfiman.org.

Ismardo Bonalde, presidente de la Acfiman, abrió el acto que, siguiendo la nueva normalidad mundial, se desarrolló digitalmente. Complacido ante este nuevo libro con el sello Acfiman dijo que este tipo de publicaciones llevan el mensaje de la Acfiman a la sociedad. Es una contribucion importante no solo para la química en si misma, sino para la historia institucional, dijo.

Esta afirmación es corroborada por Bifano cuando afirma que es una obra de la academia, que responde a uno de sus objetivos, como es el de velar por la memoria histórica de quienes han contribuido con la ciencia en el país.

El profesor jubilado de la UCV expresó que este no es un  libro de historia, tampoco de química. Es una narración que intenta poner en orden hechos y personajes que a lo largo de dos siglos han contribuido a construir las bases de lo que hoy en día tenemos de la química. Cómo, por qué y a quién le debemos que tengamos laboratorios de química, que haya productividad científica, que hayamos tenido profesores y escuelas con líneas de investigación. Eso no vino solo, vino de un trabajo muy dificil de hacer en un país que estuvo siempre enmarañado. El siglo XIX fue de escaramuzas, batallas, montoneras, pero fue también un siglo de virtudes y luces, con personajes, a mi juicio, de talla universal.

“La historia de Venezuela la hicieron los hombres a caballo. Es tiempo de mostrar que hay héroes civiles que han contribuido de manera notable a la construcción del país. Hay que trasmitir este mensaje a las nuevas generaciones. Hay que mostrar una historia complementaria a la que nos han enseñado en la escuela, que nos arraigue con los valores civiles más importantes“.

Bifano ilustró su afirmación: Hay que mostrar como los indígenas, por ejemplo, utilizaban productos naturales para alimentarse, curarse, ornarse o para preparar el curare que se usaba para guerrear y también el uso del mene como riqueza natural que lo empleaban por sus dotes curativas.

El académico se paseó luego por el papel de las universidades que nacieron en América y en nuestro país, a la sombra de los conventos y lo que hicieron las sociedades del Virreinato de Nueva España (México) y del Perú para valorizar el conocimiento que llegaba de la Europa en beneficio de lo que se estaba construyendo. Aquí había gente que tenía capacidad de discutir de tu a tu con los cientificos que venían a Venezuela en las expediciones, dijo.

Bifano explicó que luego en el libro describe la universidad peripatética, la Real Pontifica Universidad de Caracas, fundamentada en los principios aristotélicos, y repasa las primeras discrepancias que rompen la visión de universidad clerical y se introducen los conceptos de lo que era la ciencia que se iba generando en el siglo XVIII en la Europa. Seguimos a la creación de la Universidad de Caracas, que fue de Caracas por decisión de El Libertador y de quien viene la idea de crear universidades centrales en todos los países que formaban parte de la Gran Colombia como espacios donde se enseñe ciencia, con laboratorios en los cuales se enseñe física y química, entre otros conocimiento universales.

De ahí en adelante hay tres paradigmas:  José María Vargas, Vicente Marcano y Antonio Pedro Mora.

Es el siglo XIX. Vargas crea la primera cátedra de química en la UCV, crea el gabinete de química para hacer experimentos, para realizar investigación sobre aguas termales. Hay un reporte extraordinariamente importante que hace JMV de unas muestras de crudo donde llega a la conclusion que es una riqueza que va a ser muy primordial y trascendente para el país.

Por su parte, Marcano fue un extraordinario investigador, en 11 años publicó 23 títulos en revistas en Francia, fue el primer químico ambientalista del país.

Y el tercer paradigma, Mora, extraordinario docente, escribió 6 libros de química. Fue el director de Laboratorio Nacional de Química, fue el ayudante de Vicente Marcano en el Laboratorio Municipal de Química que daba servicio de salud pública a la sociedad, realizando análisis de productos que se importaban y de recursos naturales que llegaban. Ese laboratorio se convirtió mas tarde en el Centro de Evaluaciones, que tuvo vigencia hasta los años 70.

Bifano también dio cuenta en su libro de las contribuciones de la Sociedad Venezolana de Química al desarrollo de la especialidad en Venezuela.

Ya en el siglo XX, en el libro se presentan discusiones sobre la gente que se ocupaba de la enseñanza de la química en el país, como Octavio Jelambi y Rubén Caro Blaster. Con la caída de Pérez Jiménez se crea la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela  con enfoques propios de una universidad moderna.