Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | Acfiman seleccionó a los jóvenes que dialogarán con Nobeles
18596
post-template-default,single,single-post,postid-18596,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Acfiman seleccionó a los jóvenes que dialogarán con Nobeles

Hoy la Acfiman anunció la selección de los estudiantes, dos de postgrado y dos de pregrado, que representarán a Venezuela en noviembre próximo.

Dos chicas y dos chicos. Dos estudiantes graduados del IVIC y dos de pregrado de la UCV y la UC. Una es bióloga, otro químico, la tercera se va por la matemáticas y el cuarto por las ciencias de la salud. Dos son del interior del país y dos de la capital.

No se conocen entre ellos, pero comparten una gran pasión: la investigación científica.

Esa pasión ha llevado a Eloisa Lara, Miguel Díaz, Andrés Castillo y Mary Lorena Osuna a obtener quizás su primer gran logro académico internacional: fueron seleccionados para participar, en nombre de Venezuela, en el diálogo que sostendrán 80 estudiantes de toda América Latina con varios premios nobeles.

La Academia Brasileña de Ciencias (ABC), en asociación con la Red Interamericana de Academias de Ciencias (IANAS) y el Nobel Prize Outreach, está organizando el Nobel Prize Dialogue Latin America and the Caribbean, evento que será pregrabado y transmitido el 16 de noviembre de 2021 (para más detalles http://www.abc.org.br/evento/nobel-brasil-2021/).

Los organizadores, a través de la Academia Brasileña de Ciencias, solicitaron a la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales que realizara la selección de cuatro estudiantes por Venezuela, para lo cual la Acfiman solicitó a las autoridades de diversas universidades e institutos de investigación la nominación de candidatos de las diversas disciplinas de las ciencias básicas y naturales.

 

                                         La inmunología como pasión

Eloisa Lara (32) estudió Biología en la Universidad Central de Venezuela donde hizo la tesis sobre el polimorfismo del gen NOS2A en pacientes con tuberculosis. Esta experiencia aumentó su curiosidad por la Inmunología, por lo que decidió estudiar una maestría en esa especialidad en el IVIC, donde realizó la tesis en hematopoyesis. Actualmente trabaja en ensayos clínicos y preclínicos para varios proyectos de regeneración de tejidos. “Esta investigación ha generado un impacto muy positivo en mi carrera, porque aprendí a enfrentar los problemas clínicos humanos utilizando un método científico sólido. Lo más satisfactorio fue el hecho de que contribuí a producir nuevos conocimientos que pueden ayudar a un posible tratamiento en pacientes con enfermedades hematológicas”.

 

                                         El software científico como meta

Miguel Díaz (29) es de  San Felipe, estado Yaracuy, y estudió Química en la Universidad de Carabobo. Actualmente es candidato a doctor en Química en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).  Hoy desarrolla un editor de moléculas y cristales con módulo de mecánica molecular como herramienta para la química computacional. En este proyecto, los conocimientos básicos que obtuvo sobre Matemáticas, Física y Química se aplican como un código escrito por él mismo para obtener estructuras confiables de modelos moleculares. “Como científico que trabaja en química computacional espero convertirme en un desarrollador de software científico, ofreciendo herramientas para apoyar la investigación a nivel mundial y dejando un hito para abrir una línea de investigación en este tema”.

 

                                         Contacto con la ciencia real

 Andrés Castillo (24) estudia Bioanálisis  e Informática en la Universidad de Carabobo. Es de Maracay, estado Aragua,  y desde su primaria ha sido un estudiante de alto rendimiento. “Lo que más disfruté es formar parte del grupo de investigación científica de mi universidad, donde tuve la oportunidad de hacer investigación real junto a mis amigos, profesores y excelentes científicos, que nos guiaron trabajando en sulfatos de agua, densidad urinaria y otros proyectos”.

Debido a la pandemia, Andrés y su grupo paralizaron muchos proyectos que tenían en marcha, por lo que decidió incursionar  en el mundo de la informática para complementar su formación académica, y mejorar la calidad de la investigación.

 

                                          Con el Álgebra en la mira

Mary Lorena Osuna (23) ha crecido rodeada de ciencia e inmersa en la Universidad Central de Venezuela, donde actualmente estudia Matemáticas. A lo largo de su carrera profesional estudió ciertos lenguajes de programación (Java, R y MATLAB), pero su pasión es la matemáticas teóricas, por eso actualmente está desarrollando su tesis en el área de Álgebra. “En un futuro próximo, me gustaría realizar estudios de cuarto nivel, así como investigar en Álgebra, para poder contribuir en este campo de las Matemáticas con mis conocimientos”.