Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales | Acfiman conoce de las iniciativas que unen a científicos venezolanos dentro y fuera del país
19027
post-template-default,single,single-post,postid-19027,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Acfiman conoce de las iniciativas que unen a científicos venezolanos dentro y fuera del país

En una primera reunión se conocieron actividades y proyectos en Física, Biología y Matemáticas. 

Muchos de los venezolanos que han inundado buena parte del mundo continúan vinculados a su país. Principalmente de manera afectiva, pero también tratando de ayudar a su gente, a sus instituciones, a Venezuela. Lo hacen monetariamente, a través de remesas de acuerdo a sus posibilidades, y también vinculándose profesionalmente, buscando alternativas de colaboración y de apoyo. Tal es el caso de los científicos que han emigrado.

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Acfiman, se ha empeñado en conocer los aportes de los científicos venezolanos que trabajan en el exterior al sustento de la ciencia y la educación superior en la Venezuela actual. Para ello organizó una primera reunión apenas arrancó el nuevo año, donde, de manera virtual, participaron Flor Pujol y José Antonio López (en Venezuela), Anamaría Font (en Alemania) y Carlos Di Prisco (en Colombia).

Unos personales otros institucionales

Pujol dice que hay muchos científicos venezolanos en el exterior apoyando a sus colegas en Venezuela

La bióloga y académica Flor Pujol presentó tres iniciativas. La primera de ellas fue una experiencia organizada por físicos y matemáticos venezolanos, liderada por el profesor Marc Lavielle de l´Ecole Polytechnique de Palaiseau, Francia. Estos investigadores crearon la web Soutien Venezuela para sensibilizar sobre la crítica situación de la ciencia en nuestro país.

A través de donativos, principalmente personales, se recaudaron 5.000 euros. Con esta pequeña cantidad, pero significativa para los venezolanos que estaban pasando trabajo para hacer ciencia, se realizó una convocatoria a someter proyectos para financiamiento reducido y motorizar un equipo ad hoc para evaluar y escoger los proyectos a apoyar. Explicó Pujol que esta experiencia sirvió para consolidar al máximo las compras con un mínimo de proveedores y estos se encargaron de entregar directamente los reactivos a cada uno de los doce laboratorios beneficiados. “Este es un ejemplo puntual de apoyo a la investigación venezolana, que podría ser emulado y ampliado.”

Pujol habló luego de Biolac https://biolac.unu.edu/en/ un programa de la Universidad de la Naciones Unidas que comenzó en el gobierno de Carlos Andrés Pérez,  quien otorgó un fondo y con los intereses del fideicomiso se mantiene, aún hoy, un programa anual que consiste en la organización de cursos en América Latina y otro para pasantías. Se financia parte del curso o pasantía, así como pasajes y estadía, con “un monto físico módico pero interesante”. Cubre las áreas de biotecnología, enfermedades desatendidas, bioinformática, nanotecnología, antivirales. Aunque  el concepto beneficia a la Biología, también alcanza a  la Química mas asociada a la Biología. Ha aumentado el porcentaje de venezolanos becados a lo largo de estos años. Durante la pandemia se han financiado cursos en modalidad virtual.

Finalmente, y como tercer aporte, expresó la investigadora del IVIC que abundan ejemplos de científicos venezolanos que viven en el exterior y apoyan a estudiantes o colegas para la realización de tesis, postdoctorados o pasantías cortas en sus laboratorios y eventualmente, financiamiento a proyectos conjuntos.

Los físicos activos aquí y allá

Los físicos Font, Bonalde y López piensan que las iniciativas en su área son replicables

Anamaría Font, científica venezolana residenciada en Alemania, explicó tres proyectos entrelazados que arrancaron en 2014 con CEVALE2VE, o Centro Virtual de Altos Estudios de Altas Energías, una iniciativa para fortalecer la divulgación didáctica, la formación académica y la investigación en el área de Física de Altas Energías (FAE), creada inicialmente para la comunidad académica venezolana, pero que actualmente se ha expandido a varios países latinoamericanos.

Hoy CEVALE2VE reúne a científicos venezolanos, colombianos, peruanos y mexicanos a través de colaboraciones internacionales en el campo de la FAE, desarrollo de detectores y ciencias de la computación. Con este centro virtual se incentiva a los estudiantes a seguir una carrera en investigación, por medio del uso de e-learning, seminarios y cursos virtuales. En 2016, CEVALE2VE comienza a trabajar con el programa Física sin Fronteras del Centro Internacional Abdus Salam de Física Teórica (ICTP, por sus siglas en inglés) de Trieste, con el cual se organizan visitas anuales a las universidades.

En 2019, los físicos venezolanos Anamaría Font, Reina Camacho y Arturo Sánchez lograron financiamiento del programa Física sin Fronteras del ICTP para el proyecto BrainGain Venezuela, con el cual se otorga un financiamiento único a profesores venezolanos residentes en el país. La intención es apoyar y fortalecer las escuelas de Física del país a través de ayudas financieras a profesores con méritos académicos y científicos que tengan proyectos educativos definidos para los cursos de la carrera de Física. Este proyecto BrainGain Venezuela tuvo una segunda edición en 2020.

Explica Font que, en el año 2021, estos tres físicos venezolanos consiguieron financiamiento del ICTP para la realización de una escuela virtual de dos semanas dirigida a estudiantes de la licenciatura en Física de nivel intermedio y de posgrado. El proyecto incluye ayuda financiera para estudiantes y profesores locales y cuenta con el apoyo y cofinanciamiento de la Acfiman. La escuela será entre el 28 de marzo y el 08 de abril del presente año e incluye cursos teóricos, actividades prácticas, conferencias, sesiones sobre oportunidades de desarrollo académico, entre otras actividades.

Entre sus coordinadores está Ismardo Bonalde, físico y presidente de la Acfiman y la propia Font, quien finaliza su presentación con optimismo: “me levanta el ánimo ver a estos jovenes trabajando por el futuro de la Física, dentro y fuera de Venezuela”, dijo. En ese sentido, Bonalde afirmó que estos financiamientos son para dar clases en Venezuela a través de cursos virtuales que permanecerán en el tiempo. Esto genera un alto compromiso docente y un gran apoyo para las escuelas de Física nacionales.

El también físico José Antonio López, por su parte, presentó dos iniciativas con amplia participación venezolana: LA-CoNGA Physics (o Latin american alliance for capacity building in advanced physics) y LASF4RI (Latin American Strategy Forum for Research Infrastructures). En el primer caso, LA-CoNGA Physics, se trata de un proyecto financiado por Erasmus que busca crear una comunidad latinoamericana y europea de investigación y aprendizaje de Física avanzada. Abarca ocho universidades y organismos de investigación de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

El segundo caso, LASF4RI, nació en 2018 en una reunión de ministros como un foro estratégico en el contexto de grandes infraestructuras de investigación. La idea fue desde el inicio incentivar el aumento de la participación de la comunidad local en proyectos de escala regional y global y la creación de nuevas instalaciones. Las áreas de trabajo que se establecieron fueron Altas Energías, Cosmología y Astropartículas que comienzan como primer programa. Se crean además dos grupos de trabajo complementarios  que, en 2020, presentaron una hoja de ruta latinoamericana que establece la necesidad de infraestutura de investigación en las áreas de Astronomía, Astrofísica y Astropartículas, Cosmología, Materia Oscura, Colisionadores, Neutrinos y Software y Computo. Se busca con esto la formación avanzada de recursos humanos , tal como en CEVALE2VE y LA-CoNGA, que haya transferencia de tecnología, divulgación científica y se estimule la ciencia.

Aunque el proyecto LASF4RI se originó en una reunión oficial de Estados, ha sido motorizado enteramente por la comunidad de físicos latinoamericanos y europeos. Aquí, otra vez, la participación de los venezolanos que residen en el exterior ha sido fundamental para la sección Venezuela del proyecto. Para Bonalde la experiencia puede ser muy interesante para los físicos en Venezuela. Dice que es posible trasmitir desde la Física cómo se pueden hacer cosas, aun sin tener mucha infraestructura. “Tenemos potencial en la parte de Astrofísica y Física de Alta Energía, entre otras. Debemos tratar de ver cómo los latinoamericanos podemos hacer ciencia de grandes magnitudes. Y esta experiencia se puede trasladar a otras áreas de la ciencia, armar grupos de investigación y trabajar en conjunto”.

Difícil pero no imposible

Di Prisco explica los diversos proyectos para apoyar a los matemáticos en Venezuela

El académico Carlos Di Prisco, ahora en Colombia, se refirió a lo que se está haciendo para mantener la Matemática viva en Venezuela.

“Tratamos de provocar y mantener el contacto entre los matemáticos venezolanos que trabajan en Venezuela y los que se han visto en la necesidad de trabajar en otros países. Para ello hemos conformado un comité de asesoría técnica dentro de la Acfiman, cuyo plan de trabajo se basa en establecer ciertos mecanismos que nos ayuden a reactivar parte de los programas que durante muchos años veníamos realizando en el país como la Escuela Matemática de la ULA que se efectuó por 31 años consecutivos, las Jornadas Matemáticas y el Congreso Anual de Matemáticas con la publicación de un boletín, actividades que  contribuyeron a la consolidación de grupos de trabajo”.

Esas tres actividades se han visto interrumpidas.  Dice Di Prisco que no han logrado estimular la realización de las actividades, no hemos encontrado la manera de que nuestros colegas se ocupen de realizarlas, por un ambiente desmotivador en las universidades, entre otras razones.

Por otro lado, Di Prisco dice que las Olímpiadas Matemáticas y la participación de los estudiantes venezolanos en las competencias internacionales se han mantenido gracias al apoyo de varias instituciones.

Agrega que el estímulo del contacto entre matemáticos es importante mantenerlo. Por ello, se propuso un seminario virtual, que fue semanal y ahora es quincenal, en el cual se le da cabida tanto a matemáticos que están en Venezuela como en el exterior y donde se exponen los trabajos que realizan. Este seminario tiene gran visibilidad internacional, lo cual permite que la actividad matemática venezolana se dé a conocer al exterior y se produzca el contacto entre investigadores, lo cual ha permitido, entre otras actividades, que se realicen invitaciones a matemáticos venezolanos a dar charlas en otros países.

Indica Di Prisco que “actualmente tenemos un proyecto editorial: recoger, a través de experiencias personales, información sobre lo que existió y existe en Venezuela en esta área. Tenemos una serie de unos cinco artículos sobre la vida académica de los departamentos de Matemática de varias universidades, experiencia que puede que tenga algún impacto para reorganizar las actividades en el futuro en el país”.

Agrega que también están promoviendo compartir material bibliografico. Dice que las bibliotecas venezolanas se están desactualizando rápidamente. Con esta red que se ha ido formando  con matemáticos venezolanos en el extranjero mantenemos el contacto con nuestros colegas en Venezuela y tenemos como propósito compartir material bibliográfico digitalmente.

“Mientras la situación de las universidades continúe como hoy será muy difícil que los colegas se entusiasmen a realizar actividades, cuando deben confrontar diariamente una serie de dificultades”.