ROBO MASIVO SUFRIDO POR LAS ACADEMIAS NACIONALES EN SU SEDE DEL PALACIO DE LAS ACADEMIAS

En la noche del viernes 13 al sábado 14 de enero de 2017, el Palacio de las Academias fue asaltado por delincuentes que se dieron a la tarea de llevarse todas las computadoras (no menos de 60) y otros equipos electrónicos ubicados en las instalaciones de las seis Academias que tienen su sede en el Palacio. Al momento de redactar esta nota, el CICPC está levantando el informe que, esperamos, nos lleve a la identificación y captura de los antisociales y permita la devolución del material robado.

No deja de llamar la atención que los antisociales sólo se llevaran material informático. Si ese fuese el caso, mucho tememos que no encontrarán nada secreto: nuestros informes y cuentas siempre son llevados con la meticulosidad del caso y presentados ante las instancias gubernamentales correspondientes. Y en cuanto a posiciones sobre problemas nacionales, que estatutariamente estamos en la obligación de producir, también las hacemos públicas.

Este acto criminal no es un episodio cualquiera. Se ejecuta en un centro del saber, cuyos académicos forman parte de universidades e institutos de investigación dedicados al fomento y búsqueda del conocimiento. No podemos pasar por alto la coincidencia de este hecho con similares y recurrentes acaecidos en instituciones universitarias a lo largo de varios años, que apuntan hacia un permanente irrespeto al conocimiento, a la cultura, a todo aquello que eleve el espíritu de las gentes y de la nación.

La violación del Palacio de las Academias conlleva otras consideraciones. El Palacio comenzó a levantarse en 1577 como sede del Convento de San Francisco. Hasta 1845 fue sede de la Cámara de Diputados del Congreso Nacional y hasta 1953, de la Universidad Central de Venezuela, razones que llevaron a que el 6 de abril de 1956 fuese declarado Monumento Histórico Nacional. De tal manera que este malsano ataque al Palacio toca en lo más profundo al alma nacional  y a la venezolanidad.

La ubicación física del Palacio de las Academias, colindante hacia el norte con la sede del Palacio Legislativo o Asamblea Nacional, hacia el sur con el Consejo Nacional Electoral y a un par de cuadras de la sede de la Alcaldía Libertador, lugares por demás protegidos por diversos cuerpos de seguridad del estado, debería constituir una garantía de vigilancia extendida hacia nuestra noble institución. No ha sido éste el caso. Por lo tanto, hacemos un llamado al gobierno nacional a garantizar el extremo cuidado a esta edificación de inmenso valor histórico para Venezuela y los venezolanos.

En esta hora infausta para los venezolanos de bien, reiteramos nuestra firme decisión de superar las dificultades, de continuar con nuestra labor ductora en la sociedad venezolana, a la que estamos obligados por ley e impulsados por nuestros valores cívicos. Para la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, es una oportunidad renovada para no dejarse amilanar por circunstancias negativas y seguir construyendo presente y futuro  en este 2017, su año centenario.

Gioconda Cunto de San Blas                                      Antonio Machado Allison

Presidenta                                                                        Secretario